Entradas

LA PROFESORA. EL PROFESOR.

Recuerdo el sonido de la tiza deslizándose por la pizarra. “Antiguo Régimen” escribía. Y debajo, “Política, sociedad, religión”. Después, iba desmenuzando una a una, para que conociéramos aquel periodo desde esos tres enfoques. Las clases eran lentas, a veces se interrumpían porque alguien hablaba o se despistaba demasiado. Y LA PROFESORA, tenaz, día tras día, fue durante aquellos dos años previos a la Universidad rellenando de sal parte de las heridas de mi adolescencia, para que, con dolor o sin él, fueran tomando perspectiva nuestras curiosidades. Perspectiva histórica, evidentemente, en un mar de ignorancia y complacencia absurda.
A veces no iba a ninguna clase. A veces solo a esta. Pero cuando había pasado la mañana fuera del instituto, y no estaba en condiciones de acudir, no lo hacía. Me daba vergüenza ir en mal estado. Pero también me daba vergüenza no ir. Y por aquel entonces les puedo garantizar que no me daba vergüenza casi nada en esta vida. 
LA PROFESORA tenía luz, y tal ve…

MAMÁ

LA OTRA ORILLA

EL JUGUETE

LAS COSAS PENDIENTES

LA CALLE DE LA LUZ

EL MURO DE TAYYEB Y BENESH

UNA LISTA DE MIEDOS

CUARENTA DÍAS DE LLUVIA: DON ENRIQUE (3/3)

CUARENTA DÍAS DE LLUVIA: ANNA (2/3)

CUARENTA DÍAS DE LLUVIA: LA RABIA (1/3)

UN DIBUJO EN UNA PLAYA DE GAZA

HÉROES