Pequeño homenaje a Sobrinus


SobrinusTe estábamos esperando...

Hace muchos años ya, no recuerdo cuántos, fui con un grupo de amigos a ver, por primera vez, a uno de mis grupos preferidos. Primus llevaba a la antigua sala Canciller sus sonidos eclépticos, su carrusel de explosiones que, haciendo Slap, dirigía Les Claypool en las canciones. En especial, me viene a la cabeza el éxtasis de Tommy the Cat, con todo el recinto bailando tras el solo de los tres componentes. Una fiesta para mi, que venía acompañada de unos teloneros perfectos: Sobrinus.

No sé cuándo los descubrí, sé que eran de Móstoles, que habían actuado una mañana en el Festimad tras haber ganado un concurso y que la primera canción que me pusieron de ellos no era precisamente la que marcaba el estilo habitual de la banda. Decía la letra: "No se digiere bien este zumbido que ahora me espanta, quizá no lo pensé, el caso es que salté por mi terraza (..)".

Desde la formación de la banda, en 1995, hasta el comunicado donde se anunciaba su desaparición, en  diciembre de 2004, pude verles en un buen número de ocasiones. Recuerdo La Sala de Carabanchel, el Hard Rock Café, Gruta 77, Sirocco, etc. Su primer disco era, musicalmente, muy soprendente. Demasiada calidad para unos tiempos en los que saber cuatro acordes uno creía que podía dar tanto resultado como a Nirvana. "Pitufa" era la canción por antonomasia, la que aclamaban la mayoría de los espectadores. Nunca fue de mis preferidas. Yo me quedaba con "San Francisco", "el Tren" o el demoledor "Mamá".

Con el segundo, Zapin, llegaron las tecnologías, la página Web, los intentos por agrandarse con un disco elegante, con mejor sonido, y con fases espectaculares como "Discoteka Beat", "ExLatin Lover" o las maravillas que podía llegar a hacer con el bajo Javi en "Homo Erectus". "Ámame sí" o "Ni sé" eran canciones preciosas, desde luego.

Entremedias, un par de Ep de corta duración, con alguna vercsión de The Police o Radio Futura.

Desconozco el recorrido, las dificultades, el por qué del cambio de batería, toda la mierda que debía subyacer a los esfuerzos por seguir haciéndonos disfrutar a los que les llevábamos atados a un Discman. "Trece muecas compiladas" fue el último esfuerzo por recoger un catálogo de canciones buenas que, sin embargo, a mi no me parecieron tan homogéneas. "Quiérete" es excepcional, "La música es un Dios" una delicia, etc., etc. Pero ahí terminó, para más no podía dar la cosa con el mercado musical tal y como estaba. Creo que tal vez unos Sobrinus rejuvenecidos podían haber encontrado su sitio más hoy que antes, precisamente a través de las nuevas tecnologías. Ahora, de Javi el bajista no sé nada de nada. A los dos baterias, geniales ambos, les perdí la vista. Sydney, ese cantante a medio camino entre Claypool y Eddie Vedder, le oigo flamenquear con estilo en "Adrede". Es divertido, pero para mi no es un consuelo. Les echo de menos.

Una compañera de trabajo también les seguía mucho. Hace unos meses, le robaron en el interior del coche. Con el destrozo se llevaron una buena colección de originales en CD. Entre ellos, los tres publicados de Sobrinus. Ha intentado encontrarlos, pero no es capaz. Evidentemente, cuando se intenta es porque hay mensajes que a uno se le graban. Y no solo por lo que dicen, sino porque le transportan de viaje a circunstancias personales, a momentos en los que, de fondo, sonaban esas canciones.

Esta entradita en el blog es simplemente un pequeño homenaje, un guiño a canciones que me ayudaron a aprender, a querer tocar mejor, que me hicieron disfrutar muchos días.

Muchas gracias, señores.




Comentarios

  1. Sobrinus... el mejor grupo de la historia del rock en castellano.

    ResponderEliminar
  2. Grandísimos. Y Loza, para mí de los mejores baterías de EspaNa.

    ResponderEliminar
  3. Una pena que desaparecieran. Todavía hoy sigo escuchando sus discos pasados ya un montón de años. Leí en algún foro, que después de su desaparición, se volvieron a reunir para tocar, a modo de recordar viejos tiempos. De vez en cuando intento buscar por la red que vuelven a hacer lo mismo...

    ResponderEliminar
  4. God save the Kings!! Grupo a contratiempo de su época, al cuál la industria se llevó por delante dejándoles sin tiempo, paciencia ni perspectiva para avanzar. Pero por siempre Sobrinus!!

    ResponderEliminar
  5. El mejor grupo, sin duda

    ResponderEliminar

Publicar un comentario