QUIÉN FUERA PERRO

Se sentó sobre la cama. Abrió una vieja carpeta que guardaba bajo el colchón. Allí encontró centenares de manuscritos escritos con letra de mujer. Siempre la misma, Tatiana, la inmejorable compañera que tomaba los apuntes en clase, y que luego él pedía para fotocopiar.

Tardó seis años en terminar la carrera de Historia. Sacó buenas notas, estudió con beca, y trabajó al mismo tiempo. Repartió publicidad, sirvió copas, realizó estudios de mercado y fue dependiente en una tienda de ropa. Al finalizar la carrera, aupado por el impulso de quien quiere comerse el mundo, se independizó. Desde entonces, compartía piso con un par de amigos por el centro de Madrid.

Tan solo tres años después, las cosas habían cambiado demasiado. Sin trabajo y agotado el paro, renunciaba a regresar a casa de su madre. Pero no solo eso. Renunciaba también a darle el disgusto de saber que el primer universitario de la familia no tenía ni con qué comprarse la ropa. Decidió prescindir del teléfono y explicó que se trataba de una opción personal, de llevar la contraria a este estúpido sistema de esclavitud moderna. Fue, progresivamente, cerrando sus contactos, saliendo menos, esquivando a sus propias amistades. Se encerró. A nadie quería decir que no tenía forma de tomarse una cerveza.

La primera vez que pensó en salir a pedir por la calle lo hizo por hacerse daño a sí mismo. Fue muerto de rabia, tras no haber sido seleccionado en una oferta de empleo eventual. Nunca se lo hubiera imaginado. Pero aquella tarde, a espaldas de su familia, sin decir ni mú a sus compañeros de piso, la cuenta en la que guardaba los ahorros restantes se había quedado a cero. Nada, a partir de ese momento, podría costearse. Nada. Absolutamente nada.

Eligió la calle Fuencarral de Madrid. La frecuentaba tiempo atrás, cuando salía de noche o tomaba un café con su antigua novia a la salida de su trabajo, en un estudio de arquitectura cercano. En Madrid comenzaba una huelga de basuras y las temperaturas habían descendido. Por fin noviembre. Noche cerrada a las siete de la tarde.

Escogió un rincón. Se sentó. Sacó unos folios en blanco que había rescatado de la carpeta de los apuntes de la universidad. Cogió el bolígrafo y paró un instante. No sabía qué poner, cómo transmitir a la persona que pasara indiferente por su lado cuál era la situación en la que se encontraba. Miró a su izquierda. A varios metros, en una bocacalle, una mujer pedía de rodillas. Temblaba de frío. 

Justo enfrente de ella, una pareja salía de una tienda cercana. Reían a carcajadas. Llevaban un regalo envuelto dentro de una bolsa. Se trataba de una tienda de ropa de diseño para perros. Cazadoras, jerseys, camisetas, chubasqueros, gorros, minipantalones, calcetines, calzoncillos, incluso bikinis, a precios módicos que oscilaban entre los 15 y los 100 euros.

Desde su rincón, con el papel aún en blanco, rompió a llorar. Después, como por instinto, escribió: “Quién fuera perro”. Arrugó el papel y lo tiró. Se levantó y se acercó hasta aquella mujer. Quiso abrazarla, pero no se atrevió. Quiso darle dinero, que no tenía. Quiso pedirle perdón por atreverse a sentarse cerca. Él estaba bien abrigado y aún tenía un techo.

Se marchó.


Aquella noche, cuando sonó el timbre de la puerta, su madre le recibió con una enorme sonrisa. No le esperaba para cenar. 

Ni para dormir. 
Ni para desayunar. 

Comentarios

  1. La inconveniente pena de ser un insignificante trozo de humanidad…
    Hoy la realidad le tomo el pulso a la irrealidad…
    Salud, fuerza y lucha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rabia,impotencia,inconpresion y puedes ponerles todos los adjetivos que quieras,desde hijos de puta hasta .......no se ,la ira no me deja expresar lo que quisiera ,voy a dejarlo en ¡¡ INJUSTICIA ¡¡ con eso relleno lo que me falta por decir,suerte compañero.

      Eliminar
  2. Vaya, estoy sin palabras... Muchas gracias por escribir y sobretodo por compartirlo.

    ResponderEliminar
  3. Es tan real.... En cualquier momento compartiremos compañía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trabajemos para que no tengamos que compartir compañía en esas circunstancias.

      Eliminar
  4. Precioso, muy bien escrito. Lo triste es que es real y no ficción. Ánimo, si la vida es dura más duro es uno.

    ResponderEliminar
  5. Triste,muy triste,pero muy real,en los angustiosos momentos actuales para muchas (demasiadas) personas,es un fiel reflejo de la situacion en que viven y viviran .Estamos perdiendo dos generaciones por culpa de la ambicion desmesurada de un monton de financieros y politicastros indecentes.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como esto es una democracia, o debiera serlo, elijamos mejor.

      Eliminar
  6. las madres estamos para apoyar a nuestros hijos, tengamos mucho o poco, da igual, por que no acudió antes?, como madre, no me gustaría que ninguno de mis hijos viviera esa situación, estaré siempre en casa para recibirlos y ayudarles en lo que pueda ofrecerles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al fin y al cabo es volver derrotado y nadie quiere darle ese disgusto a su madre.

      Eliminar
    2. Eso me diría mi madre si me sucediese a mí. Sin embargo, yo actuaría como el chico del relato. Y cuando lo digo me duele, porque ahora tengo a dos pequeños correteando por aquí, mientras escribo, y no me gustaría que no me lo contaran por vergüenza. Abrazos a los dos y gracias por venir a visitarme.

      Eliminar
    3. Para una madre un hijo nunca vuelve derrotado, confiamos en vosotros, sabemos que lo hacéis lo mejor que podéis. Sois lo más hermoso que nos ha pasado en la vida y no os dimos la vida para que ningún hijo de mala madre os la amargue. Solo necesitáis luchar, y luchar mucho más , ver un mayo del 68 en París donde los jóvenes dieron todo por todos, nosotras las madres estaremos junto a vosotros....

      Eliminar
  7. Es real, claro que es real. Miles de personas se encuentran ahora mismo en España en esta situación. Suerte de poder volver a los brazos acogedores de la madre...Pero también hay muchos perros callejeros, con hambre y frío...así es la vida, pero podemos poner de nuestra parte para que sea mejor..por ejemplo mirando con lupa..con una lupa de muchos aumentos, a quién votamos, y exigir que cumplan sus programas electorales..y que no sigan esquilmando el pais,que cada vez hay mas ricos..y mas miseria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El chico del relato es un afortunado, como tú dices, porque tiene donde volver. Pero nunca se trata de caridad. Se trata de justicia social y de solidaridad.

      Eliminar
  8. Me da tanta pena y a la vez tanta rabia de lo que nos está pasando.............es preciosa esta entrada pero me ha entristecido mucho, yo hoy se la dedico a Jorge creo que merece mucho la pena este chico, si la quieres leer, un saludo,
    http://miblogenmiventana.blogspot.com.es/2013/11/jorge-una-huelga-de-hambre-en-la-sombra.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marian. No comparto la forma de lucha de Jorge. Pero no soy quien pueda criticarle. Más al contrario, tiene todo mi apoyo una vez que ha tomado esa decisión personal. Siempre aspiramos a que quien haga cambiar las cosas sean actos colectivos y no individuales. Pero Jorge es valiente haciendo lo que hace. Por supuesto, me gustó el post. Gracias a ti.

      Eliminar
  9. hasta cuando aguantaremos esto, cuanto mas aguante tiene la gente, el mio se acabo hace tiempo y leer algo asi me revuelve las tripas y me llena de odio hacia este sistema feroz de capitalismo y al paso que vamos fascismo.
    solo puedo decir aunque este muy oído, que la unión hace la fuerza y que de una vez por todas vamos a dejarnos del y yo mas y tu mas, y luchemos todos por una causa que es romper las barreras de esta sociedad tan egoista y consumista y frenemos el fascismo que se impone cada vez mas a golpe de porra.
    la lucha esta en las calles.

    ResponderEliminar
  10. Dios mío; si yo conozco esa historia en otra parte. Y que haya quien no asocie dinero y amigos sigue pareciéndome un desatino. ¿Hay muchos que puedan soportar no poder decir nunca "esta ronda es mía"? ¿Te has preguntado por qué tu amigo hace tiempo que no te frecuenta? ¿Por qué te da evasivas cuando le preguntas por su vida? ¿Por qué siempre dice que todo va bien, sin más explicaciones? Pues eso. Magnífica, expresiva y oportuna historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marcos, muchas gracias. Esa parte temía que no fuera bien comprendida. Se sobreentiende que los amigos no miran el dinero. Y no lo miran. Pero uno mismo sí, cuando sabe que no puede aportar, cuando decide no acudir porque sabe que no puede gastar lo que gastarán los demás. Es un proceso individual, que va condenando al aislamiento, y que aparece en otro tipo de problemáticas más graves. Me alegro que lo compartas conmigo. Gracias.

      Eliminar
  11. Concentraste un pensamiento colectivo de una generacion entera con una lupa lirica muy mordaz. Buen texto tio.

    ResponderEliminar
  12. No hace mucho vi un reportaje sobre inmigración africana. En el las madres de las tribus que tenían hijos emigrados a otros países, les pedían que ante todo, si su vida era desgraciada o mísera en el país de destino, no temiesen volver con los suyos, porque jamás serian considerados como derrotados, si no como valientes por el mero hecho de haberlo intentado. Salir a la calle y luchar cada dia es de valientes, no de cobardes. Es mucho más valiente el que agota las posibilidades habiéndolo intentado todo, que los que nos quedamos de brazos cruzados pensando que no nos tocará....A veces me avergüenzo de sentirme afortunada de que la crisis no me haya tocado de cerca, la sociedad está cambiando muy rápido y el dia a dia hace que miremos a otro lado como si no fuera con nosotros.. Ojalá no esté del todo ciega y sepa ver cuando algún amigo o alguien cercano me necesita, todos deberíamos empezar observando y cuidando de nuestro entorno mas cercano, seguro que arreglaríamos bastantes problemas.... Perdón por la parte que me toca!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate, sin embargo, que yo he conocido chicos jóvenes emigrantes (magrebíes y subsaharianos) a los que les ha ido muy mal (han estado presos, en la calle o en centros de desintoxicación) que se han negado a llamar a sus familias durante años hasta que no pudieran coger ese maldito teléfono y decirles que les iba bien y que, sobre todo, como les iba bien podrían empezar a enviarles dinero para su subsistencia. Eso, que es dolorosísimo, es más frecuente de lo que parece.

      Eliminar
  13. Tú y tu odiosa manía de tocar la fibra más profunda...

    Sigue haciéndolo, por favor. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que sí. Me deja nuevo vomitar estas cosas y otras, Miky. Tú lo sabes bien. Abrazo.

      Eliminar
  14. Mucho ánimo, y a seguir adelante.

    ResponderEliminar
  15. Grande, como siempre. Salud, suerte y libertad.

    ResponderEliminar
  16. Una más que se va hoy secándose los ojos, de pena y de rabia.

    ResponderEliminar
  17. Desgarrador texto. Algunos, como el que escribe, estamos por desgracia en una situación demasiado similar a la del chico, mirando literalmente cada céntimo que podemos gastar, diciendo no a la mayoría de planes que nos proponen y volviendo a vivir como cuando éramos estudiantes. Aún así es una suerte, como vemos, poder tener techo y un plato de comida. Al menos, quiero pensar que esta experiencia servirá de alguna manera para valorar mucho mejor poder tener acceso a cosas que hasta hace poco no dabamos importancia por pensar que eran tan básicas que jamás nos faltarían.

    ResponderEliminar
  18. Muy bueno tío, emociona leer cosas así.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario